Depresión y Vitamina D

¿Sentimiento de tristeza constante, ganas de llorar, pérdida de interés o placer en la mayoría de las actividades habituales, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio o falta de concentración?1

¡Cuidado! Sí presentas estos síntomas podría tratarse de depresión. Esta enfermedad afecta los sentimientos, los pensamientos y el comportamiento de una persona, y puede causar una variedad de problemas físicos y emocionales.2

Factores que aumentan el riesgo de depresión

 

La depresión puede aparecer en la adolescencia o entre los veinte y treinta años. Como ya se mencionó, esta enfermedad se diagnostica más a las mujeres que a los hombres, pero puede ser, en parte, porque es más probable que las primeras consulten al médico.2

Algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de que se desencadene la depresión son:2

  • Tener baja autoestima, ser demasiado dependiente, autocrítico o pesimista.
  • Haber sufrido maltrato físico o abuso sexual.
  • Enfrentar situaciones estresantes como una relación difícil, problemas económicos o pérdida de un ser querido.
  • Familiares directos con antecedentes de depresión, trastorno bipolar, alcoholismo o suicidio.
  • Padecer una enfermedad crónica como diabetes, cáncer, obesidad, enfermedad cardiaca o dolor crónico.
  • Estudios recientes también han asociado la deficiencia de vitamina D con depresión.

¿Cuál es la relación entre la deficiencia de vitamina D y la depresión?

 

La vitamina D es un nutrimento que además de desempeñar acciones relacionadas con el calcio y fósforo, también interviene en una amplia variedad de funciones no relacionadas con el hueso. Se ha documentado la presencia de receptores de vitamina D en el cerebro, los cuales desempeñan un papel importante en la función neuroendocrina, esto es, la baja concentración de vitamina D puede afectar negativamente el crecimiento y la comunicación entre las células, así como la actividad de las neuronas. Además, esta vitamina también se ha relacionado con la producción de serotonina y debido a que en la depresión se encuentra un bajo nivel de este neurotransmisor, la vitamina D podría beneficiar a las personas deprimidas.6,7

Signos y síntomas de la deficiencia de vitamina D

 

Se ha estimado que alrededor del mundo más de mil millones de personas presenta una baja concentración de vitamina D (hipovitaminosis D).8 Aunque generalmente pasa desapercibida porque no se presentan síntomas, en otros casos la presentación de estos puede variar dependiendo de la edad y severidad. Por ejemplo, los adultos pueden experimentar debilidad muscular, dolor óseo, dificultad para caminar y caídas frecuentes. En cambio, el retraso en la erupción de los dientes, el pobre crecimiento y el dolor en los huesos pueden ser síntomas de raquitismo (enfermedad que se caracteriza por ablandamiento y debilidad de los huesos).5

Prevención y tratamiento de la deficiencia de vitamina D

 

Aunque se ha sugerido que la exposición a los rayos del sol podría ser una aproximación para mantener una cifra adecuada de vitamina D, varios factores, como la hora del día, las estaciones del año, la latitud, el color de la piel y el tiempo de exposición dificultan la generalización de esta recomendación. Además, debido al riesgo de cáncer de piel asociado con la exposición solar sin protección, usualmente esta práctica no es recomendable para el tratamiento de la deficiencia o insuficiencia de vitamina D6

Por otra parte, la fuentes nutricionales de vitamina D son limitadas. Entre las fuentes de origen animal destacan el aceite de hígado de pescado, algunos pescados y los huevos. Mientras que en los alimentos de origen vegetal las cantidades de esta vitamina son pequeñas.6

Por lo anterior, para muchas personas la exposición al sol o la dieta por sí sola es insuficiente para proporcionar la cantidad adecuada para corregir la deficiencia de vitamina D. Más aún, la evidencia sugiere que la suplementación con dosis de 400 a 600 unidades internacionales de vitamina D al día no es adecuada para corregir oportunamente la deficiencia de esta vitamina.6

La guía de Endocrinología señala que el esquema de tratamiento de la deficiencia de vitamina D en adultos debe incluir la administración de grandes dosis de este nutrimento por vía oral o parenteral durante ocho semanas, seguido de un esquema de mantenimiento a largo plazo.16 En este sentido, la suplementación con 4 000 UI/día de vitamina D (colecalciferol) es considerada una dosis fisiológica y segura en adultos17 y adultos mayores.18

En resumen:

  • Las investigaciones demuestran una relación entre la baja concentración de vitamina D en la sangre y los síntomas de depresión.
  • La falta de vitamina D puede ser uno de los muchos factores que contribuyen con el estado depresivo.
  • Las personas que padecen depresión salen menos y debido a que la exposición de la piel a los rayos solares promueve la síntesis de vitamina D es más probable que también presenten hipovitaminosis D.
  • Algunas investigaciones han señalado que la administración de suplementos con vitamina D puede funcionar para el tratamiento de la depresión en los pacientes con deficiencia de esta vitamina. Sin embargo, las personas que tengan una cifra adecuada de vitamina D no obtendrían un beneficio de la suplementación.
  • La suplementación con dosis pequeñas de vitamina D disminuyen la probabilidad de obtener un buen resultado. La máxima en el campo de la medicina es: “la dosis hace la medicina”.19
Referencias
  1. Organización Mundial de la Salud. Depresión. [Internet] Ginebra, Suiza; c2019 [Citado 11 Feb 2019]. [aprox. 1 pantalla]. Disponible en: goo.gl/sTTkHK
  2. Mayo Clinic. Depresión (trastorno depresivo mayor). [Internet] USA; c2019 [Actualizado 3 Feb 2018; Citado 11 Feb 2019]. [aprox. 1 pantalla]. Disponible en: goo.gl/unmk7t
  3. Pérez-Padilla EA, Cervantes-Ramírez VM, Hijuelos-García NA, y cols. Prevalencia, causas y tratamiento de la depresión mayor. Rev Biomed. 2017;28:89-115.
  4. Organización Mundial de la Salud. La inversión en el tratamiento de la depresión y la ansiedad tiene un rendimiento de 400%. [Internet] Ginebra, Suiza; c2019 [Actualizado 13 Abr 2016; Citado 11 Feb 2019]. [aprox. 1 pantalla]. Disponible en: goo.gl/851Mby
  5. Organización Mundial de la Salud. Depresión. Nota descriptiva. [Internet] Ginebra, Suiza; c2019 [Citado 22 Mar 2018; Citado 11 Feb 2019]. [aprox. 1 pantalla]. Disponible en: goo.gl/sTTkHK
  6. Penckofer S, Kouba J, Byrn M, y cols. Vitamin D and depression: where is all the sunshine? Issues Ment Health Nurs. 2010;31(6):385-393.
  7. Penckofer S, Byrn M, Adams W, y cols. Vitamin D supplementation improves mood in women  with type 2 diabetes. J Diabetes Res. 2017;2017: 8232863.
  8. Cianferotti L, Marcocci C. Subclinical vitamin D deficiency. Best Pract Res Clin Endocrinol Metab. 2012;26(4):523-37.
  9. Flores M, Sánchez-Romero LM, Macías N, Lozada A, Díaz E, Barquera S. Concentraciones séricas de vitamina D en niños, adolescentes y adultos mexicanos. Resultados de la ENSANUT 2006. Cuernavaca, México: Instituto Nacional de Salud Pública, 2011.
  10. Contreras–Manzano A, Villalpando S, Robledo-Pérez R. Vitamin D status by sociodemographic factors and body mass index in Mexican women at reproductive age. Salud Pública Mex. 2017;59:518-525.
  11. Ju SY, Lee YJ, Jeong SN. Serum 25-hydroxyvitamin D levels and the risk of depression: a systematic review and metaanalysis. J Nutr Health Aging. 2013;17(5):477-55.
  12. Park SK, Garland CF, Gorhman ED, Budoff L, Barrett-Connor E. Plasma 25-hydroxyvitamin D concentration and risk of type 2 diabetes and pre-diabetes: 12-year cohort study. PLoS ONE. 2018;13(4):e0193070.
  13. Kunutsor SK, Apekey TA, Steur M. Vitamin D and risk of future hypertension: meta-analysis of 283,537 participants. Eur J Epidemiol. 2013;28(3):205-21.
  14. Ma Y, Zhang P, Wang F, y cols. Association between vitamin D and risk of colorectal cancer: a systematic review of prospective studies. J Clin Oncol. 2011;29(28):2775-82.
  15. Spedding S. Vitamin D and depression: a systematic review and metanalysis comparing studies with and without biological flaws. Nutrients. 2014;6(4):1501-1518.
  16. Holick MF, Binkley NC, Bischoff-Ferrari HA, y cols. Evaluation, tretament, and prevention of vitamin D deficiency: an Endocrine Society Clinical Practice Guideline. J Clin Endocrinol Metab. 2011;96:1911-1930.
  17. Vieth R, Kimball S, Hu A, y cols. Randomized comparison of the effects of the vitamin D3 adequate intake versus 100 mcg (4000 UI) per day on biochemical responses and the wellbeing of patients. Nutr J. 2004;3:8.
  18. Hin H, Tomson J, Newman C, y cols. Optimum dose of vitamin D for disease prevention in older people: BEST-D trial of vitamin D in primary care. Osteoporos Int. 2017;28(3):841-851.
  19. Cannell JJ, Sturges M, Peterson R. Health Condition: vitamin D and depression. The Vitamin D Council blog & newsletter. February 5, 2018.
Summary
Depresión y Vitamina D | Medix
Article Name
Depresión y Vitamina D | Medix
Description
La vitamina D es un nutrimento en el cerebro, los cuales desempeñan un papel importante en la función neuroendocrina, esta vitamina también se ha relacionado con la producción de serotonina y debido a que en la depresión se encuentra un bajo nivel de este neurotransmisor, la vitamina D podría beneficiar a las personas deprimidas.
Author
Publisher Name
Medix
Publisher Logo